Este libro de lectura fácil te ayudará a pensar con claridad acerca de los animales.

Te preguntarás, ¿por qué no lo había pensado de esta manera antes?

Come con conciencia


by

Gary L. Francione &
Anna Charlton

¿Dónde comprarlo?

La edición digital:
Amazon.com.mx
Amazon.com
Amazon.es

La edición impresa:
Amazon.es
Amazon.com

El Prof. Gary L. Francione y la Profa Anna Charlton, quienes han sido veganos por muchos años, explican por qué nuestro uso de animales como comida va en contra de nuestra intuición ampliamente compartida que hacer daño a animales innecesariamente está mal. Ellos abordan las 30+ preguntas y objeciones más frecuentes con respecto a una dieta vegana (ver abajo), y demuestran que ninguna de nuestras excusas para comer animales funciona. Lleno de claridad y sentido común sobre la ética animal, sin jerga ni teoría abstracta, este libro corto y escrito con claridad cambiará la forma en como piensas acerca de lo que comes.

Resumen

Todos estamos de acuerdo en que los animales importan moralmente, y que está mal infligir sufrimiento y muerte a animales innecesariamente. Aunque podamos no estar de acuerdo en que algunos usos específicos de animales califican como necesarios, está claro que el placer, la conveniencia o el entretenimiento no pueden ser razones aceptables para hacer daño o matar a animales ya que estos usos no suponen ninguna necesidad. A todos nos repugnan las actividades como las peleas de perros, en las cuales se hace daño a animales sólo porque el hacerlo brinda placer a algunas personas, tal como al mal-afamado Michael Vick.

Así que, ¿cómo podemos justificar el hecho de que matamos a muchos miles de millones de animales terrestres y peces cada año para producir alimentos? Incluso bajo las circunstancias más “humanas,” nuestra utilización de animales para producir alimentos implica sufrimiento y muerte. No podemos justificar nuestra participación en esta violencia afirmando que es necesaria. Los dietistas han sabido por mucho tiempo que los alimentos de origen animal no son necesarios para tener una salud óptima. De hecho, hay cada vez mayor evidencia empírica que sugiere que son perjudiciales para la salud humana. Aunque haya un desacuerdo con respecto a qué tan dañinos son, hay un consenso general en que los productos animales no son necesarios. Además, la agricultura animal es un desastre ecológico, responsable de la contaminación del agua, la contaminación del aire, la deforestación, la erosión del suelo, el calentamiento global y toda clase de otros daños medioambientales. Asimismo, la agricultura animal no es necesaria para alimentar a la población mundial; por el contrario, contribuye significativamente a la pobreza humana y a la hambruna al hacer un uso salvajemente ineficiente de la tierra cultivable, los alimentos de origen vegetal y el agua potable.

Nuestro placer del paladar es la mejor justificación que podemos ofrecer para infligir sufrimiento y muerte a miles de millones de animales que matamos cada año para producir alimentos. Disfrutamos del sabor de los productos animales tales como la carne, el pescado, los lácteos y los huevos. ¿Pero cómo difiere esto mínimamente, desde una perspectiva moral, de alguien como Michael Vick diciendo que disfruta ver a perros pelear? A algunas personas les gusta estar sentadas alrededor de un ring viendo a animales pelear. Al resto de nosotros nos gusta estar sentados alrededor de un asador de barbacoa en el verano, rostizando los cadáveres de animales cuyo sufrimiento y muerte fueron causados para que estos terminaran en nuestros platos. ¿Cuál es la diferencia entre un peleador de perros como Michael Vick y el resto de nosotros que consumimos alimentos de origen animal?

Este libro demuestra que, aunque pudiera haber una diferencia psicológica, no hay ninguna diferencia que importe moralmente. Cuando consumimos alimentos de origen animal, infligimos sufrimiento y muerte a animales innecesariamente. Y ninguno de los argumentos que creemos que pueden justificar o excusar este comportamiento es válido al examinarlo más detenidamente.

Los autores argumentan persuasivamente que la obligación moral de llevar una dieta vegana es la consecuencia lógica de nuestra sabiduría convencional acerca de los animales. No importa lo que pienses de la teoría de los derechos de los animales, o si piensas, como lo hacen la mayoría de las personas, que los humanos son más importantes que los animales. Si piensas que los animales importan moralmente en lo absoluto – si rechazas la idea de que los animales son meramente cosas – entonces tus propias creencias te comprometen a una dieta vegana.

Como verás, no hay nada de “extremo” acerca del veganismo; lo que es extremo es la inconsistencia entre lo que todos nosotros decimos creer y la forma en cómo actuamos en lo que concierne a los animales.

¿Será este libro para ti?

  • ¿Alguna vez has querido a un animal o tuviste una mascota que era parte de tu familia?
  • ¿Crees que los animales importan moralmente?
  • ¿Sabes de dónde provienen tus productos animales?
  • ¿Te preocupa el trato hacia los animales en las granjas industriales?
  • ¿Compras huevos “sin jaula,” leche “orgánica” o carne de animales criados “en libertad”?
  • ¿Has considerado volverte vegetariana/o?
  • ¿Ya eres vegetariana/o por razones morales?
  • ¿Has considerado volverte vegana/o?
  • ¿Tienes amigos personales o familiares que son veganos y te gustaría entenderlos mejor?
  • ¿Eres ya vegana/o y te gustaría aprender formas eficaces de responder a preguntas?
     
Si respondiste “Sí” a alguna de estas preguntas, este libro fue escrito para ti. No vaciles – ¡cómpralo ya!
 

Tabla de Contenido

Agradecimientos

Introducción

Dos cosas antes de empezar

I. Todos somos Michael Vick: nuestra esquizofrenia moral

  • ¿Te acuerdas de Michael Vick?
  • El problema: todos somos Michael Vick
  • Pagándole a otro para que haga el trabajo sucio
  • No existe ninguna distinción moral entre la carne y otros productos animales
  • ¿Te acuerdas de Mary Bale?
  • Más allá de los perros y gatos

II. “Pero…”: Las excusas que utilizamos y por qué no funcionan

  • Pero… ¿De dónde obtienes tu proteína?
  • Pero… ¿Obtendré suficiente hierro si no consumo carne?
  • Pero… ¿Obtendré suficiente calcio si no consumo leche ni otros productos lácteos?
  • Pero… ¿Obtendrán mis hijos suficiente yodo?
  • Pero… Oí hablar de alguien que enfermó al dejar de comer productos animales.
  • Pero… ¿No quiere Dios que comamos animales?
  • Pero… ¿No es “natural” comer productos animales?
  • Pero… ¿Qué pasaría si todos sólo consumiéramos alimentos de origen vegetal? ¡No habría suficiente terreno para cultivar la comida!
  • Pero… ¿Qué pasaría si estuviera en una isla desierta muriéndome de hambre?
  • Pero… ¿Qué les pasaría a todos esos animales si no nos los comiéramos?
  • Pero… Nosotros trajimos animales de consumo al mundo para comérnoslos; para eso están aquí.
  • Pero… Los animales utilizados como alimento no sufren tanto como los perros utilizados en peleas.
  • Pero… ¿Los animales sienten dolor de la misma manera que los humanos?
  • Pero… ¿Los peces realmente sienten dolor?
  • Pero… ¿No existen leyes que exigen el trato “humano” de los animales?
  • Pero… ¿Y si mejoramos el trato hacia los animales que comemos?
  • Pero… ¿Y si tratamos a los animales de consumo tal como tratamos a nuestras mascotas?
  • Pero… ¿No tenemos que resolver primero cuestiones de derechos humanos?
  • Pero… ¿Y Hitler? Él era vegetariano.
  • Pero… ¿Y las plantas?
  • Pero… Consumir productos animales es una tradición.
  • Pero… Estamos en la cima de la cadena alimenticia.
  • Pero… Yo conozco personas que llevan una dieta vegana y sermonean (o son hipócritas).
  • Pero… ¿No es lo que como una cuestión de mi elección?
  • Pero… Estoy ocupado/a e ir rápido a comer una hamburguesa es simplemente más conveniente.
  • Pero… Los animales comen otros animales.
  • Pero… Jamás podría dejar de comer [mi comida favorita].
  • Pero… Mi familia y mis amigos se molestarían si dejara de consumir productos animales.
  • Pero… Mi pareja no quiere hacerlo aun cuando yo sí quiero.
  • Pero… ¿No es difícil y caro llevar una dieta vegana?
  • Pero… Soy demasiado viejo para cambiar.
  • Pero… Soy demasiado joven para cambiar.
  • Pero… ¿Qué pasa si no puedo dejar de comer todos los productos animales inmediatamente?
  • Pero… ¿No es un buen primer paso comer alimentos de origen animal que hayan sido producidos más “humanamente”?
  • Pero… ¿No es un buen primer paso volverse vegetariano/a?
  • Pero… Si acepto que no puedo continuar comiendo carne ni otros productos animales, ¿eso me compromete a rechazar todo uso animal sin importar el propósito?

III. Conclusión

Lecturas recomendadas

Acerca de los autores

Notas al final